domingo, 27 de marzo de 2011

Karate "sucio"

En una pelea de verdad hay demasiado en juego. Perder una pelea de verdad puede significar sufrir daños graves irreversibles o incluso perder la vida. Una pelea de verdad suele ser sucia, inesperada y atropellada, y si se quiere salir de una sola pieza hay que estar preparado para emplear métodos violentos, contundentes y sucios.

El Karate es un sistema de defensa personal eficaz, o al menos así se concibió y debería ser, en el que técnicas tales como apretar los testículos, agarrar por la garganta o atacar a los ojos, entre otras, son técnicas que están incluidas en muchos de nuestros katas.

En su libro "Karate-Do, Mi Camino" el Shihan Gichin Funakoshi relata como con ochenta años fue atacado una noche mientras regresaba a su casa. Funakoshi le explicó cortésmente a su agresor que no llevaba nada de valor. Aún así el agresor agarró el paraguas que Funakoshi llevaba y trató de golpearle con él. Funakoshi se metió bajo el paraguas y agarró con fuerza los testículos del agresor. El asaltante gritó de dolor y dejó caer el paraguas. En ese momento apareció un policía y Funakoshi entregó a su asaltante al policía.

Ante una amenaza de agresión debemos de tratar de calmar la situación y evitar cualquier uso innecesario de la violencia. Sin embargo, si a pesar de nuestros mejores esfuerzos la pelea es inevitable, entonces debemos asegurarnos de que nuestro agresor no se va a imponer a nosotros mediante el uso de la violencia y de que nuestra integridad física y nuestra vida no se van a poner en peligro. Para ello, tendremos que estar preparados para repelar la agresión mediante el uso de las técnicas que sean necesarias, incluso de las más sucias.

6 comentarios:

Víctor López Bondía dijo...

Efectivamente.
Creo que Harry Cook lo explicó muy bien cuando dijo:

« Haciendo inofensivo el Karate/kata la gente se lleva la impresión equivocada de los posibles efectos de las técnicas de Karate. No hay nada bonito en sacar los ojos (Chinte), partir cuellos (Nijushiho), dar patadas en las articulaciones de la rodilla (Sanseiryu), cabezazos (Shisochin), y demás. El tipo de kata pulido y estéril que se ve en los torneos, que se pone como ejemplo de "buen" kata, simplemente refuerza la idea de que de alguna manera el Karate es al mismo tiempo efectivo y perfectamente seguro. No hay nada bonito en la técnica del kata. »

Las técnicas de Karate no son bonitas, no están hechas para ser bonitas, sino efectivas, brutales, desagradables.
Ya en Heian Yondan (supuestamente "un kata para niños"), claramente cogemos la cabeza de alguien para darle un rodillazo en la cara.

Con demasiada frecuencia en Karate se comete el error de asumir que una pelea real será tan limpia como cualquier escenario en karategi: uno o varios agresores que atacan ordenadamente desde distancia larga con técnicas simples y bien definidas, a las que podremos hacer frente simplemente con nuestras paradas y golpes igual de precisos y bien definidos...
Esto bien podría conducir a un estrepitoso y lamentable fracaso en caso de tener que enfrentarse alguna vez a una situación de violencia real.
Afortunadamente parece que cada vez más gente se está dando cuenta de ello.

Víctor López Bondía
shotokankaratedo.es

Juan Beltrán dijo...

Un amigo suele contar una anécdota del maestro Murata -Shito Ryu-. Por lo visto le llevaron a ver un entrenamiento de la selección española de Karate.

Cuando le preguntaron que le había parecido, el maestro respondió:"Muy bonito, pero no mata".

El Karate efectivo es feo, el karate bonito y estético sólo vale para las competiciones de katas. Sólo hay que ver un par de vídeo de Suparinpei de Higaonna y compararlo con alguno de Antonio Díaz. No hay color, los de Higaonna son katas feos, pero rebosantes de eficacia, sus técnicas dan sensación de "vida", los de Díaz, muy bonitos, pero sin sustancia, sus técnicas están "muertas"

Víctor López Bondía dijo...

Como suele ser habitual, totalmente de acuerdo contigo...

He visto los recientes vídeos de Antonio Díaz en Suecia, y sinceramente, ese tipo de ejecución "me deja frío", incluso me aburre. Y es que, por mucho que se empeñen, el kata no está hecho para entretener e impresionar a la audiencia. Si quieren conseguir eso, más vale que empiecen a introducir muchos giros rápidos, patadas, saltos y volteretas (y ya han habido experimentos), porque de lo contrario, como gimnasia de suelo, la competición de kata no tiene nada que hacer comparada con la propia gimnasia.
Me gustaba mucho más la competición de kata de hace unos años, al estilo Michael Milon, pero ahora: posiciones altas, no arriesgan en los giros, y parece que la moda es ralentizar los katas para que duren más, con lo cual le estás quitando al kata de competición su principal y casi única virtud: la velocidad.
De hecho, hasta se llega a ganar el campeonato del mundo con Suparinpei, un kata "lento, sobrio, y cuya máxima acrobacia es un discreto nidan-geri". Por descontado, el kata tiene otros valores, pero absolutamente irrelevantes sobre el tatami deportivo.
Como karateka, puedo entender perfectamente y apreciar el mérito que tiene el kata de competición, pero a mí personalmente, no me gusta, y sinceramente, tampoco creo que pueda gustar demasiado a gente que no hace Karate (y de hecho, he llegado a escuchar que si el Karate llegara a ser olímpico, no habría modalidad de kata).
Las técnicas de Karate, están hechas para ser simples, y por mucho que se quieran exagerar, "tienen un límite de dramatismo". Se puede levantar la pierna "hasta el cielo", pero aparte de eso, la mayoría de técnicas, "las puede hacer cualquiera".
La verdadera dificultad está en desarrollar la habilidad y capacidad para poder aplicar las técnicas del kata. Honestamente, hacer las técnicas al aire, no es tan difícil, y nunca se pretendió que lo fuera.

Víctor López Bondía
shotokankaratedo.es

Juan Beltrán dijo...

Antiguamente la competición de katas era mucho más "tradicional", y se competía con el mismo tipo de katas que se practicaba dentro de cada estilo, no había florituras, ni exageraciones, ni nada por el estilo.

No hace falta más que ver los vídeos de Sakumoto del año 1988, o el de una final de un campeonato de España de los años 90.

Gaijin dijo...

La pega que tiene el karate actual es precisamente el buscar la vistosidad. En competicion un mawashi geri jodan es en terminos relativos lo mas efectivo. Pues es una de las tecnicas que mas facilmente puede darnos un sanbon. Sin embargo un mawashi geri jodan "en la calle" si no es lo suficientemente rapido, potente y preciso. Si el suelo esta humedo o resbala. Lo unico que podemos conseguir es caernos o en el menos malo dejar huecos suficientes para recibir una ataque a la costilla o a los testiculos.

De todas formas, no creo que el karate tenga que ser sucio para ser efectivo. Volvamos al caso de conseguir un sanbon en un kumite de competicion. Se puede conseguir mediante una tecnica de barrido o derribo. En una situacion real un barrido efectuado de forma correcta puede darnos la "victoria".

Otra posibilidad seria que en los dojos se aprendiera tambien tecnicas sobre golpeo en puntos "vitales y dolorosos". Cuestion que creo esta practicamente olvidada en la mayoria de los sitios.

Jorge Omar dijo...

Casi nunca es conveniente responder un ataque con otro.

Yo tengo muy en cuenta eso en el taller de defensa personal que dicto en el colegio donde trabajo. Aquí mando la dirección de mi Blog
http://defendiendote.blogspot.com/2010/11/teoria-de-los-cuatro-niveles-de-la.html