martes, 14 de abril de 2009

Diferencia entre un hombre del Do y un hombre insignificante

En una antigua parábola un karateca le preguntó a su Sensei:
“¿Cuál es la diferencia entre un hombre del Do y un hombre insignificante?.”
El Sensei le respondió:
“Cuando el hombre insignificante recibe el primer Dan, corre rápidamente a su casa gritando a todos el hecho. Después de recibir su segundo Dan, escala el techo de su casa, y lo grita a todos. Al obtener el tercer Dan, recorrerá la ciudad contándoselo a cuantas personas encuentre.”
El Sensei continuó:
“Un hombre del Do que recibe su primer Dan, inclinará su cabeza en señal de gratitud; después de recibir su segundo Dan, inclinará su cabeza y sus hombros; y al llegar al tercer Dan, se inclinará hasta la cintura, y en la calle, caminará junto a la pared, para pasar desapercibido. Cuanto más grande sea la experiencia, habilidad y potencia, mayor será también su prudencia y humildad.”

3 comentarios:

David dijo...

que verdad más grande y cuanta falta de humildad hay en nuestra sociedad actual...aunque quizás siempre ha sido así...
Oss!!.
Un saludo desde Sevilla.
Y recordaros mi sitio http://karatedavid.blospot.com/

Luis Kun dijo...

Interesante y cierto, al día de hoy hay muy pocas personas a quienes realmente les interesa el Do, y están más interesados en obtener grados para presumirlos que en realidad obtener el conocimiento que el Karate ofrece. La humildad es parte fundamental del bujustuka, cosa que hoy en día ya no es indispensable para los deportistas. Trabajemos cada uno de nosotros en nuestros respectivos dojos para recuperar esta parte tan importante y tan perdida en los últimos tiempos.
Saludos desde México, y al igual que el compañero David, aprovecho para recordarles mi blog
http://dekarateyquimica.blogspot.com

Pato dijo...

Es un camino real el camino del Do. Me pregunto, ¿dónde está el cambio? ¿Qué debe cambiar,para carecer de esa falta de ego? .Me gusta tu blog, te estaré visitando.Saludos